“No fue más allá de una pelea de fútbol”: la violencia en Tijuana se cuela en el deporte

“No fue más que una pelea de fútbol”. Esa fue la declaración de la alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero, luego de que se difundieran imágenes de una pelea campal antes del partido entre los Xolos, el equipo local, y el Club León. En videos que circulan en redes sociales se observa a un integrante de la barra del grupo fronterizo pateando en la cara a un hincha de los visitantes que estaba tirado en el suelo. El hombre cae noqueado tras el golpe, mientras que el atacante huye del lugar sin consecuencias. Caballero fue criticado por minimizar los hechos al argumentar que no había muertes que lamentar. “Lo que se sale de control es que hay pérdidas humanas”, declaró esta semana el presidente municipal. Cuatro días después de la pelea, se conoció que un joven murió luego de involucrarse en un pleito afuera del estadio de béisbol de la ciudad, informó este miércoles la prensa local.

La Liga Mexicana de Futbol amenazó con vetar el estadio de los Xolos, prohibió el ingreso de su “grupo de animación” a los próximos tres partidos e impuso una multa económica, aunque no hizo público el monto. A partir de la semana pasada, los aficionados deberán portar el FanID, credencial que los identifica al momento de acudir a los estadios. La medida fue promovida luego de una pelea multitudinaria hace un año en el partido entre Atlas y Querétaro. En esa ocasión, hubo al menos 26 heridos.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país