Migración y defensa vuelven al centro de la revisión presupuestaria aprobada por la UE |  Internacional
Migración y defensa vuelven al centro de la revisión presupuestaria aprobada por la UE |  Internacional
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al final del Consejo Europeo el 1 de febrero.OLIVIER MATTHYS (EFE)

La guerra de Rusia contra Ucrania y la amenaza del Kremlin han vuelto a despertar la urgencia de la UE por reactivar su industria de defensa. En un momento de cautela con las finanzas públicas, cuando los estados miembros se han negado a realizar nuevos pagos cuantiosos a las arcas europeas, el club comunitario ha decidido que el apoyo al sector de defensa es una de las nuevas prioridades en la ampliación de los presupuestos de los planes plurianuales de la UE acuerdos. Esta revisión del marco financiero para los próximos cuatro años, aprobada por los líderes en una reunión en Bruselas el jueves, refleja la Europa actual: en guerra en el continente y con la intención de proteger sus fronteras. Además de la partida más grande e importante de esta ampliación presupuestaria (el salvavidas de 50 mil millones de euros para Ucrania), la UE ha asignado otros 1,5 mil millones de euros para programas de innovación en defensa y asignará otros 10 mil millones para la gestión de los flujos migratorios. , también esencial para varios socios comunitarios.

Además de alentar estas voces, la Unión anima a los productores de munición y material militar a poder enviar el millón de proyectiles de artillería destinados a Ucrania (de los que recibió sólo un tercio, como reconoció el Alto Representante para Asuntos Exteriores) Política y Seguridad , Josep Borrell, miércoles); sino también para reponer los arsenales y modernizar su equipamiento. Hasta que Vladimir Putin lanzó la invasión a gran escala de Ucrania hace dos años, estas eran las cuestiones a las que un buen número de Estados miembros no habían dado prioridad. Bruselas también quiere que el nuevo fondo especial ayude militarmente a Ucrania (hasta ahora se ha hecho con el reembolso de lo pagado por los socios a través de un fondo europeo para diversos elementos), al que quiere dotar de 5 mil millones al año durante cuatro años. Dar prioridad a que los Estados miembros realicen compras conjuntas a la industria europea para ayudar a Kiev.

Los cambios, que ponen claramente de relieve las preocupaciones del club comunitario, se enmarcan en una revisión más amplia del marco financiero plurianual que se lleva a cabo por primera vez a mitad del período que cubre dicho presupuesto. La prórroga, sin embargo, no prevé nuevos desembolsos para programas estratégicos de transición verde y ecológica o de digitalización, que deberán recibir fondos de otras fuentes.

Los 1.500 millones de euros adicionales se sumarán a los 8.000 millones ya registrados en el Fondo Europeo de Defensa, destinado a la innovación y al desarrollo de proyectos en este sector, pero que no pasa de esta fase. La nueva disposición -al igual que toda la revisión del marco, deberá ser validada por el Parlamento Europeo- está en consonancia con los planes a medio plazo propuestos por Bruselas, que presentará su estrategia para la industria europea de defensa a finales del próximo año. mes. Fuentes del sector explican que se trata de un paso en una dirección que hasta hace unos años era tabú, que quizás las cantidades manipuladas ahora no sean importantes, pero visto lo ocurrido recientemente “tiene un significado político importante”. Aunque advierten que para profundizar en su desarrollo habrá que incrementar significativamente el importe en el próximo ejercicio presupuestario.

La revisión intermedia del marco financiero de la UE, aprobada en 2021 y que marcará la pauta hasta 2027, y en la que se ha ampliado el dinero destinado a las cuentas de la UE, no tiene precedentes. Así lo subraya la eurodiputada socialista española Eider Gardiazabal, quien subraya que en otras ocasiones ha habido una reorganización del dinero, pero nunca hasta ahora los Estados habían acordado aportar más recursos durante una revisión.

En junio la Comisión Europea había pedido más fondos para abordar las nuevas prioridades de una sociedad pospandemia y con el objetivo de apoyar a Ucrania. El nuevo marco es menos ambicioso de lo que la jefa del ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, había pedido a los estados, es decir, aportar otros 66 mil millones de euros. Dentro de ese paquete, pidió a los socios 10.000 millones para un fondo de innovación, los programas InvestEU y Horizonte Europa y otro fondo de inversión en defensa -parte de su idea de crear un fondo de soberanía con el que responder a Estados Unidos o China-. -. Pero al final sólo se ahorraron 1.500 millones en fondos de defensa.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

suscribir

La ambición de la revisión quedó muy por debajo de lo que afirmaba el Ejecutivo comunitario. Los socios sólo acordaron la intención de proporcionar nuevos fondos para ayudar a Ucrania (33 mil millones en préstamos y 17 mil millones en subvenciones); El resto fue una dura negociación, llevada a cabo en el primer semestre del año pasado por España, durante su presidencia rotatoria del Consejo de la UE. Largos debates en los que los socios más frugales propusieron incluso recortar la Política Agrícola Común (PAC), una línea roja para países como Francia o España, y algo que habría inflamado aún más al campo. Por último, los Estados miembros pondrán a disposición 21.000 millones. Menos de un tercio de lo propuesto inicialmente. El resto deberá proceder de la reorganización de las partidas de gasto ya comprometidas.

La UE logró llevar a cabo esta reforma incluso después de superar el veto del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, quien amenazó al bloque y se negó a tirar el salvavidas financiero de Ucrania. La presión de Alemania y Francia, que tiene una importante industria de defensa que puede beneficiarse de los nuevos programas, y de países como Italia, que han pedido nuevos fondos para hacer frente a los flujos migratorios, y cuya primera ministra, la ultraconservadora Giorgia Meloni, que tiene buena sintonía con el populista Orbán, fueron fundamentales para iniciar la revisión.

Ésta es precisamente la otra gran prioridad política de la UE: la migración. Los fondos se redujeron sólo ligeramente –en comparación con otros– desde la solicitud inicial de la Comisión hasta el resultado final de la negociación. Von der Leyen reclamó un total de 12.500 millones para políticas migratorias y de vecindad (de los cuales 2.000 millones reservados para el control de fronteras), ayudas para evitar la llegada masiva de refugiados sirios que ahora se encuentran en Turquía, Jordania o Líbano (5.200 millones), programas de asistencia para la llamada vecindad del sur (Norte de África, Sahel) o el apoyo a los Balcanes Occidentales (2.000 millones). En última instancia, los recortes negociados a estas solicitudes dejaron la cantidad total de dinero dedicada a estas políticas en 9.600 millones de dólares, dejando intacto el elemento de control fronterizo.

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Xo dentro nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_