La propia historia de Guadalupe Rivera Marín

Guadalupe Rivera Marín nació en una casa habitada por gigantes. Su padre fue el gran muralista mexicano Diego Rivera y su madre, la escritora y modelo Lupe Marín, una mujer descarada, talentosa e hipnótica. Ella “no estaba preparada” para el nacimiento de su primera hija, dijo Rivera Marín en el libro Un río, dos arroyos, “ya ​​sea por ignorancia o por egoísmo”. La cargó en su regazo “cuando no había nadie en casa”: “La ventaja fue que desde tan tierna me relacioné con el color y el espacio; las desventajas fueron las caídas que sufrí cuando el pintor se olvidó de su encargo”. Rivera Marín pudo haber seguido un camino que parecía ya trazado para ella, pero siguió el suyo propio y entró a la vida intelectual, cultural y política de México con una historia propia. Abogada, legisladora y profesora, Rivera Marín falleció este domingo a los 98 años.

Las redes sociales se han llenado este lunes de mensajes de condolencia para la familia Rivera Marín, que tiene dos hijos y varios nietos. La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lucina Jiménez, lamentó la muerte de una mujer “adelantada a su tiempo”. La senadora de Morena Ifigenia Martínez se ha despedido de una “promotora cultural incansable”. El exgobernador de Morelos Graco Ramírez, del Partido de la Revolución Democrática, lamentó en un tuit la muerte de una mujer “creativa y talentosa”. La diplomática Luz Elena Baños la calificó como una “defensora de los derechos plenos de la mujer y luchadora social comprometida con un país mejor”. El secretario de Educación, Esteban Moctezuma, recordó que su “querido amigo” fue “el último vivo retratado en los murales” de la Secretaría de Educación Pública.

Una pequeña Rivera Marín aparece fotografiada en Unión de campesinos, obreros y soldados, uno de los murales pintados por su padre entre 1922 y 1928 en ese edificio. En Un río, dos arroyos, el libro en el que la abogada repasa la biografía de su padre y da testimonio de su relación con él, recuerda una anécdota ocurrida cuando ella ingresaba a la escuela primaria. En 1936, sus nuevos maestros le preguntaron a la niña el nombre y la profesión de su padre. Ella respondió que Diego Rivera y que era pintor, y agregó: “Pintor, pero no de paredes sino de cuadros”. Los profesores se echaron a reír y la niña empezó a llorar, avergonzada. “No sabía que todos sabían quién era Diego Rivera”, escribió en el libro, publicado en 1989.

En una fotografía de 1927, Guadalupe Rivera Marín con su padre.
En una fotografía de 1927, Guadalupe Rivera Marín con su padre.Colección Museo Frida Kahlo

Rivera Marín nació en 1924 en la Ciudad de México en una casa con muebles “estilo popular mexicano” entre libros de arte, arqueología e historia. A los seis meses, solo pesaba cinco libras y el médico le había dicho a su madre que moriría. Pero el escritor Alejandro Sux pasaba por su casa y se ofreció a ayudar. El narrador pidió arroz empapado en agua hervida y algodón para hidratar los labios de la niña durante horas. “Con sus recetas y consejos volví a la vida”, dijo Rivera Marín.

De su padre, que la llamaba Pico, recordaba las meriendas del café El Oriental, al lado de la Plaza Santo Domingo, en el Centro Histórico de la capital. También asistió a reuniones comunistas, donde aprendió a decir que cuando fuera grande quería “matar cigarrillos burgueses” y donde aprendió a cantar el himno socialista italiano. bandiera roja. De su madre heredó el gusto por la cocina. “Esos tamales de elote rellenos de queso y rajas de chile poblano que estaban riquísimos”, escribió. Ella misma es recordada como “una gran cocinera”. De adulta escribió tres recetarios y fundó un festival gastronómico en honor a las recetas de su madre.

Mientras vivían todas en la misma casa, ella y su hermana Ruth “tuvieron la oportunidad de tratar con formidables extranjeros que venían de Estados Unidos y Europa”, cuenta a EL PAÍS la periodista Elena Poniatowska, que escribió una novela inspirada en Lupe Marín. por teléfono , dos veces único (Seix Barral, 2015). “Diego Rivera y Lupe Marín supieron dar a sus dos hijas una carrera, trabajar y valerse por sí mismos”, prosigue Poniatowska, quien destaca que la vida de ambos fue “emocionante”. Guadalupe estudió Derecho y su hermana Ruth, Arquitectura (Ruth se convirtió en la primera mujer en ingresar a la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico Nacional y falleció en 1969). “Lupe supo vivir de los laureles de sus padres, sobre todo de la fama de su padre, y quiso hacer de ello su propia vida”, añade la periodista.

Rivera Marín estudió Administración Pública en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y luego hizo un doctorado en Derecho. Ejerció el derecho durante décadas y también fue profesora en la Facultad de Derecho de la UNAM. La abogada Leticia Bonifaz, que fue su alumna, la recordaba este lunes en Twitter como una “profesora exigente y comprometida”. También fue diputada, senadora y diputada en la Ciudad de México y militante del Partido Revolucionario Institucional. Entre 1989 y 1998 dirigió el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México y en 2000 creó la Fundación Diego Rivera para preservar la obra del muralista.

Aunque Rivera Marín recordaba “horas y horas” con su padre, también había descrito el “abandono” que sintió tras la separación de sus padres, cuando ella tenía cinco años. “Vivimos en familia hasta 1929, cuando Diego se casó con Frida Kahlo y Lupe se casó con Jorge Cuesta (…) Los recuerdos de mi infancia fueron chispas en el fondo oscuro del abandono, el miedo, el miedo”, escribió en Un río, dos Riveras. El libro, dijo ella misma, “se interrumpe bruscamente” en ese momento por la distancia: “Cuando nos separamos yo era otra, otra era mi padre, otra era la vida. Las nuestras fueron, a partir de entonces, dos vidas paralelas. cada uno en la orilla opuesta del mismo río; cada uno en su propia orilla.”

¿Por qué entonces dedicó parte de su vida a preservar el legado artístico de su padre? Leticia Vallín, colaboradora de Rivera Marín durante más de 20 años en la Fundación Diego Rivera, lo explica así: “Se abrió camino, hasta en la política. Comentó que muchas veces hubo encuentros candentes y posturas muy firmes. Sin embargo, siempre estuvo claro que la obra de Diego Rivera era una buena obra para todos, para la historia y para México”. Vallín asegura a EL PAÍS que Rivera Marín quería que “el muralismo llegara a las cárceles, a los niños, a las comunidades indígenas y a las mujeres”. hecho “, dice ella. Después de su muerte este domingo, sus dos hijos continuarán su trabajo desde la fundación.

Vallín la recuerda como “una mujer reservada”, una “excelente madre y abuela”, una “gran cocinera” y “extremadamente divertida”. La define como “una mujer redonda y respetuosa” que era “totalmente auténtica” y “rebelde”: “Era capaz de lograr cualquier objetivo. Metas que nada tenían que ver con el perfil o la educación que recibió de su padre y su madre, que ya eran figuras muy particulares y especiales. “Siendo hija de Diego Rivera supongo que no es nada fácil. Él tiene un lugar en la historia y en el espacio, y ella tenía que hacer auténticamente su historia en ese momento”. Vallín espera que tras su muerte se le dé “un lugar importante” como mujer “que trabajó en la educación, la cultura y la Arte.”

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país