Grupos ultra intentan bloquear la entrada de ayuda a Gaza: “El enemigo es asesinado, no alimentado” |  Internacional
Grupos ultra intentan bloquear la entrada de ayuda a Gaza: “El enemigo es asesinado, no alimentado” |  Internacional

Israel es escenario de manifestaciones que piden bloquear el envío de ayuda humanitaria a Gaza. Defienden abiertamente que dejar a los habitantes de Gaza sin comida y agua es una buena medida de presión para liberar a los 136 rehenes que permanecen en el enclave palestino, en su mayoría en manos de Hamás. Algunos familiares de las personas secuestradas participaron en los actos de protesta. La última marcha tuvo lugar este jueves en el puerto de Ashdod, situado a unos veinte kilómetros al norte de la Franja. Unas 200 personas cortaron dos accesos a las instalaciones portuarias y bloquearon el paso de camiones y coches durante varias horas. “Se mata al enemigo, no se le alimenta”, exclamó enojada Orit Rosenfelder, de 22 años, que vestía una bandera israelí a modo de capa y no tenía ninguna duda de que nadie en Gaza es inocente. “Toda la ayuda que llegue desde este puerto tiene como objetivo apoyar a nuestros enemigos para que sigan matándonos”, subrayó.

El tono de los demás participantes no dista mucho del de Rosenfelder. “Queremos que nuestro gobierno deje de ayudar a los terroristas”, pero “no tiene el coraje de detener los envíos”, dijo Yeshava Kest, de 23 años, mientras sostenía una de las pancartas y avanzaba con el grupo hacia el arco que marca el vía principal de entrada al puerto. Kest aseguró que Hamás controla toda la ayuda que entra en la Franja y defendió la expulsión de la población para que pueda ser atendida fuera de ese territorio.

Cientos de miles de personas intentan sobrevivir sin lo más básico debido a la guerra y al bloqueo israelí de Gaza, donde ya han muerto más de 27.000 palestinos desde que comenzó la guerra el 7 de octubre. La comunidad internacional está presionando para evitar que Israel siga utilizando el hambre como arma, pero hay indicadores de que esta táctica de castigo colectivo cuenta con un amplio apoyo. Cuando se les preguntó si deberíamos dejar de enviar ayuda hasta que los rehenes sean liberados, el 72 por ciento de ellos respondió afirmativamente en comparación con el 21 por ciento (el 7 por ciento no sabía), según una encuesta realizada esta semana por el canal 12 de la televisión israelí.

“Ayudando a los terroristas. Denles combustible, agua, comida… para que sigan matando a nuestra gente, civiles inocentes. Para que violen a las mujeres. Lo que está sucediendo aquí no está sucediendo en ningún lugar del mundo, ni siquiera en Afganistán. “Es una locura”, dice Yeshava Kest, que viajó de Jerusalén a Ashdod para participar en la protesta.

En una crisis de escala sin precedentes, la gran mayoría de los 2,3 millones de habitantes de Gaza viven sin alimentos ni agua. Tampoco tienen electricidad ni combustible para los generadores. Casi dos millones de personas fueron desplazadas por los bombardeos, que destruyeron o dañaron alrededor del 60 por ciento de los edificios, y quedaron sin techo sobre sus cabezas en pleno invierno, más allá de las tiendas de campaña.

Ultras contra el envío de ayuda humanitaria a Gaza, en el puerto de Ashdod, este jueves. luis de vega

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites.

suscribir

En los últimos días se han producido manifestaciones de grupos israelíes de extrema derecha en los alrededores del cruce de Kerem Shalom, que marca la frontera entre Israel y el sur de Gaza, y en el cruce de Nitzana, entre Israel y Egipto. En algunos casos, las protestas obligaron a los camiones a dar marcha atrás y regresar a territorio egipcio. Pero después de algunos incidentes y con la comunidad internacional siguiendo de cerca los acontecimientos, el ejército decidió declarar la zona zona militar cerrada, lo que significa que se prohíbe la entrada a civiles. Por este motivo, la manifestación del jueves tuvo lugar en el puerto de Ashdod, donde una discreta presencia policial no impidió los cortes de tráfico.

La joven Orit Rosenfelder insistió una y otra vez en su discurso ultranacionalista e hiperbólico: “No hay nadie inocente en Gaza. Si miras las noticias, ves que tienen municiones en todas partes, en cada escuela, en cada casa. Todo para matarnos. Si nos quieren matar, lo único que queda es matarlos. Y, por supuesto, traer de vuelta a nuestros rehenes. La única forma de conseguirlo es mantenerlos sin comida. ¿Quieres algo de comida? Danos a nuestros rehenes. Les dan un trozo de pan de pita al día mientras nosotros les llevamos 7.500 toneladas de comida cada día”.

Los manifestantes en Ashdod exhibieron pancartas y carteles pidiendo a Hamás que devuelva a los secuestrados a casa. Según las autoridades, se trata de 136 civiles y militares, de los cuales una treintena están muertos. También corearon consignas pidiendo al Gobierno que no quite el pie del acelerador de la operación militar ante el alto el fuego que los tres países mediadores (Qatar, Egipto y Estados Unidos) intentan concluir con Israel y Hamás, lo que supondría permitir la liberación de rehenes a cambio de prisioneros palestinos de las cárceles israelíes y un mayor flujo de ayuda humanitaria.

“No debemos alimentar al enemigo, especialmente si secuestran a nuestra gente”, defendió Yosef Haim, de 47 años. “Lo primero es que liberen a nuestra gente y abandonen las armas, luego podremos darles lo que piden”, comentó este hombre, convencido de que no es necesario acordar un alto el fuego ni siquiera para facilitar la liberación de los secuestrados. gente. .

Estas marchas en defensa del estrangulamiento humanitario de Gaza se llevan a cabo mientras el gobierno israelí lleva a cabo una firme campaña de persecución y demolición contra la agencia de las Naciones Unidas encargada de atender a los refugiados palestinos, UNRWA. El gobierno encabezado por el primer ministro Benjamín Netanyahu vincula esta agencia con Hamás, cuyo ataque que mató a unas 1.200 personas el 7 de octubre inició la guerra. Según las autoridades israelíes, en estos hechos participaron una docena de los 30.000 empleados de la UNRWA, la gran mayoría con estatus de refugiados. Esta organización de las Naciones Unidas es el principal pilar de la asistencia a los 2 millones de habitantes de la Franja. Muchos donantes importantes han dejado de proporcionar fondos, y la agencia, que atiende a personas de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, Líbano, Siria y Jordania, está luchando por sobrevivir más allá de febrero.

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Xo dentro nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_