Empresa 3: Este es el estudio donde hacen “magia” con las películas de Hollywood |  Tecnología
Empresa 3: Este es el estudio donde hacen “magia” con las películas de Hollywood |  Tecnología

Barbie, Los juegos del hambre, Napoleón Y Duna No sólo tienen en común el hecho de que se encuentran entre las películas más famosas del planeta. Todos han pasado por las manos de los coloristas profesionales de Company 3. Esta empresa se encarga de la postproducción del 80% de las series y películas de Hollywood, según Stefan Sonnenfeld, fundador y director general de la compañía, que ha trabajado en las creaciones de la calibre de Top Gun: Maverick, El Loto Blanco Y Guardianes de la Galaxia Vol. 3.

EL PAÍS visitó las instalaciones de un estudio de postproducción de Company 3 en Los Ángeles. En una de sus salas se encuentra Siggy Ferstl, colorista que ha trabajado en series como narcos, Los chicos Y gen V y en cientos de anuncios de Nike, Mercedes Benz, Cadillac y otras empresas. Mientras edita una escena gen V Explica que él y otros coloristas reciben material directamente de películas y series grabadas con las cámaras originales. “La mayoría de las veces filman en formato raw y luego lo editamos y adaptamos”, dice.

A veces simplemente mejoran lo que se filmó originalmente cambiando la saturación y el contraste. Pero si al director no le gusta lo filmado o quiere cambiarlo, puede “colorearlo y utilizar efectos visuales”. “Si es un drama simple y sólo buscas equilibrio entre escenas, el trabajo puede tomar 80 horas. Pero si quieres un espectáculo con efectos visuales, puedes necesitar 500”, afirma el experto.

Para una persona sin conocimientos técnicos, parece que los coloristas utilizan algún tipo de Photoshop avanzado para películas. Además de cambiar la iluminación y los colores, pueden ir mucho más allá: difuminar el fondo para realzar parte de la imagen, eliminar imperfecciones o imperfecciones de la piel, simular el movimiento de un barco o convertir el metraje original de la cámara en una escena aterradora e intimidante. . Para este último “a veces sólo hace falta oscurecerlo y desaturar algunos colores como el azul”.

El clima es un factor importante a tener en cuenta al planificar una sesión fotográfica. “Cuando filmas una escena al aire libre durante una semana, las condiciones climáticas pueden variar de vez en cuando. Un día puede estar soleado y otro día puede estar nublado. Si juntamos todo lo que se filmó, la iluminación sería discordante”, explica Ferstl. Uno de sus trabajos es igualarlo para que sea consistente. A veces se le pide que simule las condiciones climáticas. Por ejemplo, para recrear una tormenta, utilice una animación parpadeante que parezca un rayo.

Mientras primero Se podría pensar que el trabajo del colorista consiste exclusivamente en perfeccionar la imagen, a veces intenta todo lo contrario: degradarla o ensuciarla. “Las cámaras son cada vez más nítidas y limpias, por lo que ahora gran parte del proceso creativo puede ocultar detalles porque hemos capturado demasiada información”, dice Cody Baker, un colorista que ha trabajado en series populares como Fuerza Espacial, Estúpido, Viaje a las estrellas: Picard Y Euforia. A veces causan algún tipo de daño analógico a la imagen, como un VHS antiguo o un televisor en blanco y negro, simulan que la escena fue grabada con una cámara de seguridad o agregan destellos en las lentes.

En estos estudios no sólo se corrige el color, sino que se pueden difuminar manchas y pequeñas imperfecciones en la piel de los artistas.

Algunos cambios dejarían boquiabierto a más de uno. En segundos, Baker hace magia. Transforma una escena grabada en la calle a plena luz del día en una escena nocturna con poca luz proyectada por farolas y luces de coches. “Aunque es posible hacer esto, es más creíble si lo filmas de noche porque puedes controlar todas las sombras en tiempo real y obtener un resultado más realista”, afirma.

Ver en acción a los coloristas de este estudio es un placer. Parece que pueden convertir cualquier escena en lo que quieran. Ferstl juega con una escena en la que un niño es enviado girando por el cielo. “Es un efecto visual. En realidad lo estaba levantando una grúa con cables que han sido eliminados de la imagen”, explica. Creó una máscara para el cielo y ahora está completamente nublado o completamente despejado y de un azul llamativo.

En cada proyecto, Baker trabaja codo a codo con el director de fotografía y el director de la película. Para él, lo más desafiante en cuanto al color es “cuando te piden que lo conviertas en algo que no es”: “Hay un límite en lo que puedes hacer con una imagen. Si se presiona demasiado, se desmorona. Es como si ella no estuviera destinada a tener ese aspecto”. Para él, los mejores proyectos son aquellos concebidos y filmados desde el principio con especial atención al color. Esto implica diseñar la producción y dirigir la película. “Si las escenas Si se capturan maravillosamente, los haremos un poco más bonitos”, dice.

¿Qué ve la gente en sus hogares?

En las salas donde trabajan ambos coloristas hay varias mamparas. Uno de los monitores es de Panasonic, empresa que invitó a EL PAÍS a visitar la Compañía 3, en Los Ángeles. “También disponemos de monitores profesionales de hasta 40.000 dólares”, afirma Sonnenfeld, que viste zapatillas de deporte, calcetines altos y un chándal gris. Habla con cercanía y suena como un director ejecutivo moderno. Como colorista y emprendedor, dice que siempre se ha sentido frustrado porque gastaban mucho dinero en infraestructura técnica, pero hasta hace unos años no tenían equipos de consumo.

Ahora trabajan con monitores Panasonic: «Obviamente son mucho más baratos, pero al mismo tiempo tienen colores muy precisos y nos permiten saber lo que la mayoría de la gente verá en casa». Toshiya Mizuno, ingeniero jefe de calidad de imagen de Panasonic, dice que la compañía japonesa ha trabajado durante años para mejorar la calidad de la imagen para que sus televisores sean utilizados por los estudios de Hollywood y las empresas de posproducción.

En la Compañía 3, cada sala tiene de dos a cuatro monitores de diferentes tamaños. Mike Chiado, CTO de la compañía, afirma que aunque se trata de tecnologías diferentes, “permiten medir cualquier cosa y reproducir los mismos valores en un televisor estándar que en una pantalla gigante que vale miles de dólares”. Sin embargo, señala que en el mundo real no todas las personas ven los colores de la misma manera. Para él, aquí es fundamental el trabajo de coloristas profesionales que tengan esto en cuenta y tengan experiencia, sensibilidad y, sobre todo, memoria fotográfica.

puedes seguir La tecnología de EL PAÍS En Facebook Y X o regístrate aquí para recibir el nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_