El juicio contra García Luna se enciende en la recta final: “La corrupción llegó a los niveles más altos”

Durante poco más de seis horas, Genaro García Luna fue ángel y demonio. La Fiscalía lo presentó como un delincuente, un hombre que ascendió a los más altos niveles del Gobierno mexicano y se benefició durante años de millonarios sobornos del Cártel de Sinaloa. A ojos de la defensa, sin embargo, su defendido era un funcionario ejemplar, que sacrificó todo por su país como cara de la guerra contra las drogas. Esos son los dos extremos que se presentaron este miércoles en la recta final del juicio por narcotráfico que enfrenta el exsecretario de Seguridad Pública de Estados Unidos. La Fiscalía y la defensa se enfrentaron por última vez en la corte de Brooklyn para presentar sus conclusiones ante el jurado en los alegatos finales. “Señoras y señores, tienen que creerlo, la corrupción llegó a los niveles más altos”, dijo la fiscal adjunta Saritha Komatireddy, “solo hay una posibilidad: Genaro García Luna aceptó los sobornos”. “¿Dónde están las pruebas?”, rebatió César de Castro, abogado principal del acusado. Doce ciudadanos de Nueva York decidirán quién tiene razón y lo encontrarán culpable o inocente en los próximos días.

Un dibujo que muestra a la jefa de Narcóticos Internacionales y Lavado de Dinero en la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York, Saritha Komatireddy, mientras presenta sus argumentos finales al jurado con un panel de los rostros de García Luna y de varios de sus ayudantesJane Rosenberg (EFE)

Los abogados de ambas partes presentaron su mejor cara ante 12 desconocidos. Fueron amables, explicaron todo con manzanas y peras, trataron de ser lo más encantadores que pudieron. Casi cualquier cosa vale para convencer a un jurado: burlarse cuando los rivales exponen sus argumentos más importantes, bostezar cuando hablan demasiado, mover la cabeza a la espalda. De eso se tratan los alegatos finales. El único objetivo de la acusación es probar su caso y eliminar cualquier rastro de duda en el jurado de que el acusado es culpable. Los abogados de García Luna tienen que hacerles creer lo contrario. “Este caso se armó durante más de una década, tomó tiempo juntar las piezas”, dijo Komatireddy, “pero las piezas encajan, todo encaja”, agregó. “Es imposible que el cártel se haya expandido como lo hizo sin el apoyo del gobierno mexicano”, concluyó. En algún momento de su exposición señaló en un mapa todos los estados donde creció la facción de Joaquín. El Chapo Guzmán. Sonora, Sinaloa, Durango, Chihuahua, enumeró el abogado con un marcado acento estadounidense.

En el juego de estrategia, la batalla más urgente de la Fiscalía era derrotar el argumento de la defensa de que no hay pruebas físicas contra su cliente. “No hay videos, no hay fotografías, no hay grabaciones, no hay correos electrónicos”, insistió De Castro. Los argumentos finales fueron una oportunidad para que los fiscales respondieran y zanjaran el hecho de que nadie sabe más sobre un criminal que sus cómplices. “Se necesita un criminal para conocer a otro”, dijo Komatireddy.

El abogado explicó pacientemente cómo se juntaron todos los puntos y por qué las autoridades llamaron a declarar a hombres como Sergio Villarreal. El GrandeÓscar Nava Valencia El lobo o jesus El rey Zambada. “Era como tener un profesor del Cártel de Sinaloa”, dijo Komatireddy sobre El Grande, el primer testigo en subir al estrado. “Podría usar una chaqueta con parches en los codos”, señaló. “Él les dio todos los detalles”, comentó emocionada. “Él les contó cómo pagaba dinero a las autoridades de todos los niveles”, relató. “El Lobo les dijo.” “El rey les dijo lo mismo”. “¿Recuerdas su testimonio el lunes pasado?”

La fiscal optó por ser didáctica: montó un tablero titulado Estados Unidos contra García Luna, colocó las fotos de los narcotraficantes involucrados, proyectó una presentación en Power Point y pasó las diapositivas una por una. “También teníamos aquí a Édgar Veytia y Héctor Villarreal”, dijo sobre los testimonios del exfiscal de Nayarit y el extesorero de Coahuila, quienes se declararon culpables en Estados Unidos. “Contaron todo sobre cómo funciona la corrupción en México”, continuó. “Estos tipos son como el FedEx de la cocaína, usan trenes, barcos, submarinos”, dijo sobre hombres como Harold Poveda. Conejo o Tirso Molina Jugador de fútbol. Todo tiene que ser puesto en los términos más simples y directos. “Créanles, son los únicos que pueden señalar con el dedo a los policías corruptos que los ayudaron”.

“Tiene sentido, tenían confianza, tenían una amistad”, dijo Komatireddy sobre los vínculos de García Luna con Arturo Beltrán Leyva, uno de los capos de la droga más temidos de México, asesinado en 2009. “Es una prueba específica, pagaron o vieron cómo se entregaron en sobornos, con eso lo podrían condenar, pero sigamos”, insistió. los jefes declararon que tenían uniformes, patrullas y credenciales de las corporaciones a cargo del exfuncionario, dónde estaban las reuniones secretas que denunciaban los cooperantes, y cómo hombres que no se conocían o no se habían visto ni hablado en años, a veces viejos enemigos, dieron testimonios que apuntaban en la misma dirección: que lo hizo García Luna.

“Bastardo, no te preocupes, todo está arreglado”, dijo Komatireddy en español, parafraseando las declaraciones de El Conejo y luego se disculpó por las malas palabras. En el camino, el fiscal hizo varias declaraciones alejadas del lenguaje diplomático que pesa sobre las relaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos. “Cuando hablas de México, tienes que decir que es fácil lavar dinero”, comentó. “No podían confiar en sus contrapartes”, comentó sobre lo relatado por el ex embajador estadounidense Anthony Wayne.

El exsecretario de Seguridad de México, Genaro García Luna, durante su juicio hoy, en el Tribunal Federal del Este de Nueva York.
El exsecretario de Seguridad de México, Genaro García Luna, durante su juicio hoy, en el Tribunal Federal del Este de Nueva York.Jane Rosenberg (EFE)

“El gran problema que tiene la Fiscalía es que no puede probar estas acusaciones. Tienen que juzgarlos, nosotros no”, respondió De Castro. “Les dicen que es difícil obtener pruebas de México, son excusas”, dijo como si hablara con los jurados tomando un café. no fiarse tanto de lo que proyectaba en la pantalla, optó más por las preguntas retóricas y se pasea frente al jurado para no perder su atención. les están diciendo”, preguntó a los ciudadanos. “¿Hay videos? No”. “El Grande decía que Beltrán Leyva grababa sus reuniones, ¿dónde están las grabaciones?”. “¿Pagos? No les enseñaron nada de eso”.

El abogado defensor disparó las preguntas una tras otra. “¿Encontraron la evidencia? No, es la historia de este caso”, cuestionó De Castro. “Este hombre era famoso no solo por su cargo, era el rostro de la guerra contra el narcotráfico”, elogió a su cliente. La defensa tampoco tuvo miedo de exagerar: “Fue un funcionario clave en el Gobierno de Felipe Calderón, su cargo equivalía al de vicepresidente en Estados Unidos”. “Y él era un hombre de familia, con una gran familia extendida, ¿viste algo en esas fotos que te gritara ‘narcotraficante’?”

El litigante también se llevó la credibilidad de los testigos, como lo hizo en el contrainterrogatorio. “¿Confiarías en la palabra de estos asesinos, secuestradores y delincuentes para elegir la escuela para tus hijos?” Nueva pregunta retorica. “¿Para tomar alguna decisión importante en tu vida?” De Castro también justificó la decisión de su cliente de no testificar en el juicio. “Él no tiene que probar su inocencia, aunque muchos de ustedes probablemente querían escucharlo de él”, concedió por un momento. “Pero lo hizo”, dijo como una metáfora de él y su equipo hablando por él. “Y él les está diciendo: ‘No soy culpable’.

Komatireddy tuvo momentos de complicidad y consiguió sonrisas de varios miembros del jurado. De Castro también. Varios miembros asintieron mientras resumía sus conclusiones. Como en las películas, el público estaba escenificado.

Al término de los alegatos finales de la defensa, la Fiscalía validó el derecho a réplica. Ellos fueron los que tuvieron la última palabra. Erin Reid, la fiscal adjunta más experimentada, refutó una vez más la cuestión de basar el caso en declaraciones de testigos. “Seamos muy claros, nos encantaría llamar a maestros de escuela a declarar en este juicio”, dijo el abogado antes de hacer una pausa, “pero los maestros de escuela no encabezan organizaciones criminales”.

“Así funciona la corrupción al más alto nivel, se hace en secreto y se paga en efectivo”, zanjó Reid. El fiscal también cuestionó que el imputado sea presentado como “el hombre más desafortunado del mundo”, “el enemigo número uno de los cárteles” y que todo sea producto de una “venganza” de los delincuentes. “No es cierto, solo cierto”, afirmó. “Era un espía”.

“Todos estos arrestos fueron en los Estados Unidos o posibles debido a la información proporcionada por los Estados Unidos”, dijo Reid sobre los arrestos de los colaboradores del juicio. Respecto a la declaración de Cristina Pereyra, esposa del exsecretario, como única testigo de la defensa, dijo que fue “una clase magistral” de cómo los políticos ocultan su herencia. “No importaba en absoluto, era solo un Espectáculo”.

Se espera que el jurado reciba este jueves las instrucciones del juez sobre cómo llenar la hoja de veredicto. Los integrantes deben llegar a una decisión unánime para declarar culpable o no de cada uno de los cinco delitos de los que se acusa al exsecretario: tres por tráfico de cocaína, uno por delincuencia organizada y otro por falsedad en las declaraciones. Pueden decir, por ejemplo, que es culpable de algunos, pero absolverlo de otros, pero todos tienen que estar de acuerdo. También deben decidir sobre un recurso de defensa que solicita que se retire el cargo de crimen organizado por considerar que García Luna dejó de cooperar con el Cártel de Sinaloa cuando dejó el Gobierno en 2012, sin que ello signifique que acepta haber pertenecido al Cártel de Sinaloa. firmar. Es muy probable que sea la última audiencia antes de dar paso a las deliberaciones del jurado para llegar al veredicto.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país